ROBERTO STOCCO , "Cooperación Internacional en la Suprema Corte de Justicia de Mendoza "

* Titulo: El Departamento de Cooperación Internacional de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza como factor movilizador de la asistencia judicial internaciona
* Autor: Stocco, Roberto
* Publicado en: LLGran Cuyo 2000, 679

SUMARIO:

* I. La Provincia de Mendoza y el diligenciamiento de exhortos internacionales.-
* II. La puesta en marcha del De.C.I. (Departamento de Cooperación Internacional).-
* III. Análisis de la actividad desarrollada por el De.C.I.-
*  IV. Algunos casos. Breves comentarios.-
* V. Alcance de la cooperación brindada.

I. La Provincia de Mendoza y el diligenciamiento de exhortos internacionales

Este trabajo está referido al área de la cooperación jurisdiccional internacional, con especial referencia al diligenciamiento de exhortos que se tramitan en los tribunales de la provincia de Mendoza. La situación de la cual se parte es la necesidad de implementar en la justicia provincial, el dinamismo, la colaboración y la asistencia que impone el cumplimiento de las distintas convenciones en la escena del Derecho privado internacional actual.

A modo de referencia y en términos estadísticos, en la provincia se tramitaron a lo largo de 1998 un total de 58 exhortos internacionales. Esta cifra incluye exhortos pasivos y activos; ello es, exhortos recibidos de tribunales foráneos para ser tramitados en nuestra provincia en el primer caso y exhortos remitidos por jueces locales para ser tramitados en el extranjero, en el segundo. En esta cifra se incluyen los exhortos tramitados en las cuatro circunscripciones en que se divide la actividad jurisdiccional del territorio provincial. Dicha cifra se duplicó en el año 1999 y la tendencia ascendente se ve reflejada en el primer semestre del año 2.000.

Un cambio decisivo, se produjo a principios del año 1998 en que se advirtió en el primer mes de trabajo de tribunales, un abrupto aumento en el número de exhortos internacionales a diligenciar, cuantitativamente mucho mayor a años anteriores y cuya tramitación carecía de implementación técnica adecuada.

Se comenzó haciendo un trabajo de relevamiento de datos, y las encuestas practicadas nos permitieron llegar a esclarecer un cuadro de necesidades de nuestros jueces en el tema en cuestión. Daremos a continuación algunas premisas de la información relevada y que confirma las siguientes dificultades: 1) existe dificultad en el juez para conocer cuál es la normativa internacional vigente; 2) se ha detectado dificultades en el conocimiento y aplicación de la normativa internacional en materia de cooperación judicial internacional; 3) existe una tendencia a la aplicación del Derecho propio, en reemplazo de la normativa internacional aplicable; 4) no existe a nivel general de jueces, convicción en que la cooperación judicial internacional, constituye una obligación a la cual el magistrado debe sujetarse; 5) existe mayor permeabilidad en los magistrados jóvenes que en magistrados más adultos en cuanto al desarrollo de la vocación de una "magistratura cooperante".

II. La puesta en marcha del De.C.I. (Departamento de Cooperación Internacional)

Partiendo del diagnóstico apuntado, la Suprema Corte Provincial solicitó la elaboración de un proyecto que contemplara la posibilidad de comenzar a dar soluciones a estas dificultades. El proyecto presentado es obra del autor del presente trabajo y consistió en la creación de una oficina a la que se dio en llamar De.C.I. Cabe en este punto distinguir que el desarrollo de nuestra actividad trasuntó tres etapas bien diferenciadas. La primera desde abril de 1998 a noviembre del mismo año, donde si bien el De.C.I., no había sido creado, se trabajó en colaboración con el Superior Tribunal sólo con el aporte de fundamentar en un dictamen técnico la normativa internacional aplicable a cada caso. En la segunda etapa, ello es desde noviembre de 1998 a noviembre de 1999, la vida del De.C.I. se institucionaliza como experiencia piloto y mediante acordadas de la Suprema Corte n° 15.498 bis y 15.501, se le atribuyen una serie de funciones. La tercera etapa comienza a partir de noviembre de 1999, donde a través de la acordada nº 16.168 bis, la experiencia piloto se transforma en definitiva, dejando constituido al referido departamento como un organismo estable. Su actividad la podemos sintetizar en los siguientes puntos:

1) Dictamen fundado en materia de asistencia judicial internacional: Al arribar un pedido de asistencia judicial internacional a la Suprema Corte para su diligenciamiento, el referido tribunal confiere una vista al De.C.I., quien se expide mediante un dictamen fundado, acerca de la normativa internacional que resulte aplicable al caso, según se trate de cooperación en primer, segundo o tercer grado. El dictamen invoca la fuente internacional es decir ONU, C.I.D.I.P. (Convenciones Interamericanas de Derecho Internacional Privado, convocadas dentro del marco de O.E.A.), La Haya, Mercosur, Tratados de Montevideo, convenios bilaterales o convenios multilaterales. Se cita además la ley nacional de ratificación.

2) Capacitación de magistrados: El De.C.I. ha iniciado desde el año 1999 un proceso de capacitación para jueces. Esta capacitación tiene dos objetivos. El primer objetivo consiste en uniformar los criterios con que los magistrados deben elevar el pedido de cooperación internacional en sus exhortos a la Suprema Corte, pues normalmente se solicita asistencia internacional a otros tribunales sin cumplir con los requisitos indispensables de procedencia en materia de cooperación, exponiendo de ese modo la viabilidad del pedido y arriesgando la rogatoria a un posible rechazo. El segundo objetivo apunta a concientizar al magistrado en que la cooperación internacional a que hacen referencia las convenciones internacionales constituye una obligación legal a la que el juez debe sujetarse y cumplir.

3) Base de datos para consulta: Se ha diseñado un "soft informático" que todavía está en desarrollo y que contiene la normativa vigente del Derecho internacional privado convencional en sus distintas fuentes. Esta base de datos ha sido ideada a partir de una verdadera necesidad que tiene el magistrado en la búsqueda de una fuente de información actualizada, confiable e imparcial, que le permita ser consultada en forma previa a resolver "su caso" internacional.

4) Recopilación de datos estadísticos: El De.C.I. ha instrumentado un registro del movimiento de exhortos internacionales. En él, se consignan datos tales como nombre del tribunal requirente, nombre del tribunal requerido, objeto de rogatoria, fecha de ingreso, se controla además el tiempo que transcurre entre que la rogatoria se solicita y que la misma se devuelve diligenciada.

5) Tramitaciones con el objeto de obtener celeridad en el diligenciamiento de exhortos. En cuanto a la labor desarrollada en este tema, nos remitimos al punto siguiente "análisis", apartado segundo.

6) Marco en que se desarrolla la experiencia: Esta experiencia que estamos describiendo tuvo el carácter de piloto hasta noviembre de 1999, oportunidad en que se evaluó a la luz de la actividad desarrollada, la viabilidad de una oficina permanente, extremo que concretó la Suprema Corte provincial mediante el dictado de la acordada nº 16.168 bis, donde se institucionaliza en carácter de definitivo dicho organismo. Es de destacar que el sometimiento de la experiencia "a prueba" desde sus comienzos, obedeció al criterio sostenido por la Corte en el sentido de que la creación de nuevos organismos debe estar respaldada por un trabajo efectivo que justifique su creación. Los datos estadísticos permitieron demostrar que el movimiento de rogatorias internacionales se ha ido incrementando notablemente a partir de 1998.

III. Análisis de la actividad desarrollada por el De.C.I.

Los avances verificados, respecto de la situación de donde se partió, son los siguientes:

1) Capacitación de magistrados: Tal como se dijera precedentemente, la capacitación se ha iniciado para jueces, secretarios y prosecretarios de distintos fueros. Hasta la fecha se ha comenzado con charlas informativas para jueces civiles y jueces penales, del fuero de familia; se ha previsto también la entrega de un material explicativo especialmente diseñado que contiene los lineamientos generales para la confección de exhortos. Hemos dicho "iniciado" porque a esta tarea, deberá desarrollársela en forma sostenida en el tiempo, habida cuenta que el Derecho internacional de las convenciones está sujeto a cambios permanentes.

2) Tramitaciones con el objeto de obtener celeridad en el diligenciamiento de exhortos: El De.C.I. ha logrado importantes avances en materia de celeridad para el diligenciamiento de exhortos. Puede resultar interesante el comentario de la situación actual con la República de Chile. El tráfico de exhortos Internacionales entre la República de Chile y la provincia de Mendoza es muy frecuente. En la estadística del movimiento del año 1998, de los 58 exhortos diligenciados en total, 44 pertenecieron al tráfico con Chile. Habitualmente, un exhorto cuando sale desde Chile para llegar a Mendoza, se le imprime el siguiente trámite: el Supremo Tribunal de Justicia de Chile lo remite a la Embajada de Chile en Buenos Aires. De ahí se lo remite a nuestro Ministerio de Relaciones Exteriores, Oficina de Di.A.Ju. (Dirección de Asistencia Judicial Internacional) quien lo envía al Ministerio del Interior. Dentro de este Ministerio, el exhorto es remitido a la "Dirección de Relaciones Políticas con las Provincias y Regiones" quien a su vez lo reenvía al Poder Ejecutivo Provincial, Ministerio de Gobierno, y quien en definitiva lo remite a nuestra Suprema Corte. Todo este trámite dura promedio entre tres y cuatro meses. El mismo tiempo se empleaba en la devolución de un exhorto diligenciado. Es en este punto donde el De.C.I. ha logrado un avance, pues luego de distintas reuniones con importantes funcionarios de la República de Chile se ha logrado poner en vigencia vías de tramitación que si bien están previstas en convenciones internacionales no estaban implementadas en los hechos. A modo de ejemplo, citamos para el caso de "actos de mero trámite" la convención de C.I.D.I.P. 1°, de Panamá, de "Exhortos o Cartas Rogatorias", ratificada por ambos países y que permite en su art. 4° la vía consular. En la actualidad y habiendo implementado la referida vía consular, el exhorto vuelve al vecino país no siguiendo el recorrido descripto, sino que una vez diligenciado, se lo remite directamente al Consulado General de Chile, quien lo devuelve en forma directa, a su país.

En el mismo sentido, cuando el tribunal requirente lo constituye un Juzgado de Mendoza, se instrumenta la vía diplomática, a través del Consulado General de Chile; una vez diligenciada la rogatoria por el tribunal chileno se lo devuelve a través de la misma vía.

Adviértase que a valores concretos, hoy en día implementando la vía consular se han reducido notablemente los tiempos de demora en la remisión de un exhorto, pues con anterioridad, un exhorto demoraba en ser remitido entre 3 y 4 meses, pues se remitía vía autoridad central en Buenos Aires, ahora la demora se ha reducido a un tiempo promedio entre 30 y 45 días.

De este modo, nuestro país cumple con sus obligaciones asumidas internacionalmente y a su vez, "actualiza la actitud cooperante", principio inspirador de toda convención internacional.

3) Tema costos: La experiencia que estamos desarrollando en la provincia de Mendoza, iniciada como "piloto" y luego institucionalizada como organismo "estable", no genera remuneraciones para ninguno de sus dos integrantes, tanto coordinador como colaboradora -que en los hechos desempeña la relatora de la Corte, Claudia Rossetto- pues dicha actividad se lleva a cabo en forma "adicional" a sus respectivos trabajos dentro del Poder Judicial. En cuanto al trabajo en sí, se desarrolla a través de soporte informático con conexión a Internet, correo electrónico y un teléfono-fax. Como se advierte, el De.C.I. cuenta con los lineamientos para desempeñarse como una "oficina virtual". Si consideramos que los instrumentos tecnológicos que se utilizan, componen el material que provee el Poder Judicial a todas sus dependencias, es decir máquinas computadoras y la disponibilidad de uso de teléfono, podemos decir entonces que esta experiencia tiene "costo cero."

IV. Algunos casos. Breves comentarios

Este punto se ha incorporado con la finalidad de "exhibir" algunos casos que avalan los dichos en puntos anteriores:

1°) Caso autos S.C. n° 61.358 In Re, "102/96 Sobre declaración de herederos ab-Intestato del causante Don Maximiliano Moreno Perez", la juez del juzgado n° 2 de primera instancia de Cazorla, Jaen, España, solicita al juez de igual clase y competente, en la ciudad de Mendoza, República Argentina, que proceda a la publicación de edictos correspondiente a la declaratoria de herederos que se ventila en España y que corresponde a Maxilimiliano Moreno Pérez, español fallecido en Mendoza hacia 1993. El De.C.I. dictamina favorablemente al pedido de cooperación solicitado y dado que no se remitió desde España el dinero para afrontar los gastos de una publicación edictal extensa, directamente se dispuso que se presupuestara los gastos tanto en el Boletín Oficial como en un diario local y cuando se obtuvo dicho dato, se ordenó notificar lo resuelto mediante "correo electrónico" al tribunal requirente. Después de un tiempo breve, se recibe correspondencia de los interesados en España, que acompañan el dinero para afrontar los gastos. Se publicaron los edictos conforme a lo solicitado y se devolvió el exhorto diligenciado vía ministerio de Relaciones Exteriores, dando cumplimiento a lo solicitado.

Elemento a destacar: La reflexión que se quiere hacer notar en este caso, es que desde el De.C.I. se intenta fomentar esta "cultura de poner en acto la actitud cooperante" en el ámbito de la asistencia judicial internacional. Adviértase que debe desterrarse el comportamiento -cuyos casos no faltan y su existencia es conocida- a través del cual, el juez en casos como el de marras, pueda rechazar el exhorto en cuestión, en razón de no haberse cumplido con el pago de los gastos emergentes del diligenciamiento.

2 ) Caso autos S.C. n° 62.796 In Re "Mora Becerra, Sergio E. y Carrasco Méndez, Fresia p / Disolución de Matrimonio" originarios de la Secretaría Civil Juzgado de Copenhague, Dinamarca. Es el caso del divorcio de dos ciudadanos chilenos, casados en Dinamarca. El cónyuge continua viviendo en dicho país y la cónyuge vive en la actualidad en Mendoza, Argentina. Se solicita vía cooperación internacional que se proceda a la citación de la demandada para que comparezca a la audiencia prevista. El De.C.I., se expide en autos e invoca la normativa internacional que corresponde aplicar al caso, en la ocasión "Convención sobre Procedimiento Civil" de La Haya, ratificada por ley 23.502 (B.O. 15-10-87).

Elemento a destacar: El exhorto ingresó a la provincia de Mendoza, en fecha 8 de julio de 1999. Se ubicó a la interesada, se la notificó y se remitió el exhorto debidamente diligenciado a la Dirección de Asistencia Judicial Internacional en fecha 27 de julio de 1999. Ello implica que en menos de 20 días se cumplió con la rogatoria internacional de cooperación con el referido país europeo.

3 ) Caso autos S.C. n° 61.546 In Re "Messina Roberto Antonio c/Genco p/Ordinario", originarios del Sexto Juzgado Civil de la Ciudad de Mendoza. En el caso, la juez requirente solicita al juez de la República de Chile que proceda a la citación de un agente de aduana y que se le practique interrogatorio conforme a un pliego de preguntas. El De.C.I. en su dictamen invoca la Convención de C.I.D.I.P. 1° sobre "Rendición de Pruebas en el Extranjero", ratificada por ley nacional 23.481 (B.O. 22-04-87) de Panamá de 1975 y solicita se le imprima a este trámite vía diplomática a través del Consulado General de Chile en Mendoza. El tribunal chileno rinde la prueba y lo remite nuevamente a Mendoza, a través de la vía consular.

Elemento a destacar: Este caso fue uno de los primeros en que se hizo valer el art. 11 del referido instrumento legal que autoriza la Vía Diplomática, evitando así el lento sistema de la "Vía Autoridad Central" en Buenos Aires.

4) Caso autos S.C. n° 62.474 In Re "Agostinelli Montiel, Gloria, p/Alimentos", originarios del 2° Juzgado de Menores de Antofagasta, República de Chile. En el caso en cuestión el referido tribunal extranjero, solicitó a la Justicia Provincial de Mendoza la fijación de una audiencia a fines de que se procediera a notificar al obligado alimentario a comparecer a una audiencia a fijarse en la república de Chile. La fecha fijada para la audiencia fue rechazada por las autoridades argentinas, en Buenos Aires al ingreso del exhorto, pues llega a nuestro país en fecha 12 de enero de 1999, y la audiencia había sido prevista para el 5 de enero del mismo año. Vuelven los autos al tribunal oficiante y se fija una nueva fecha, pero ahora para el día 5 de octubre de 1999 las 9,00 horas. El De.C.I., emite dictamen favorable invocando la Convención C.I.D.I.P 1° sobre "Exhortos y Cartas Rogatorias" de Panamá 1975, ratificada por ley argentina n° 23.503 (B.O.16-10-87) y en cuanto al trámite de legalización de firmas, además de la Convención citada precedentemente, invoca el "Convenio bilateral relativo a la tramitación de exhortos judiciales" ratificado por ley 15.989 (B.O. 28-11-61).El tribunal que resultó competente para el trámite, fue el 2° Juzgado de Familia de la ciudad de Mendoza. Se fijó la audiencia y se citó a la persona; se realizó la misma y luego se remitió el exhorto debidamente diligenciado a la República de Chile a través del Consulado General que acredita a dicho país en Mendoza.

Elemento a destacar: En el presente caso por alimentos, el De.C.I. dictaminó devolver el exhorto vía diplomática, no obstante haber sido recibido a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, que es la Autoridad Central para la Convención de C.I.D.I.P. referida. El dictamen tuvo en consideración evitar correr el riesgo de que el día de la audiencia a realizarse en Chile, el tribunal no tuviera en su poder el exhorto diligenciado y por ende saber si el deudor alimentario se notificó o no de la audiencia. No obstante la Vía utilizada en la remisión, se notificó al referido ministerio el "cambio de camino" en la devolución del exhorto, a fines de que tomara los recaudos en sus registros; consecuentemente se informó que el fundamento de la actitud adoptada tuvo por objeto tutelar los supremos intereses del menor, acreedor de la obligación alimentaria. Al poco tiempo, se recibió contestación del Ministerio de Relaciones Exteriores informando que había anoticiado a la Embajada de Chile en Buenos Aires, la remisión del exhorto por la vía consular.

V. Alcance de la cooperación brindada

A modo de síntesis y en base a datos estadísticos con que cuenta nuestro departamento, señalamos a continuación los distintos países con quienes los Tribunales de la provincia de Mendoza se han vinculado en pedidos de asistencia judicial internacional, a través de la intervención del De.C.I., ellos son los siguientes: Canadá, Brasil, Italia, Chile, Bélgica, Alemania, Australia, Estados Unidos de América, Bolivia, Paraguay, Suiza, Perú, Colombia, España, Dinamarca y Japón.

(1) El presente trabajo reproduce con algunas modificaciones, la ponencia presentada por el autor al "IV Congreso de Magistrados do Mercosul", Blumenau, Brasil 4, 5 y 6 de noviembre de 1999.

Menu