Werner Goldschmidt

E-mail Imprimir


Werner Goldschmidt

Berlín, 1910 - Buenos Aires, 1987

La inserción de una página web dedicada a la enseñanza del Derecho Internacional Privado en la  Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la

Universidad Nacional deMar del Plata, impone el deber ético de recordar y rendir, de ahora en más, homenaje permanente a quien fuera el insigne constructor del moderno Derecho Internacional Privado en la República Argentina

Homenaje de la cátedra a Werner Goldschmidt

Hasta la llegada del profesor Werner Goldschmidt a tierra argentina, el Derecho Internacional Privado había crecido, casi excluyentemente, bajo la influencia de la doctrina francesa, con las limitaciones que el punto de vista de sus doctrinarios significaba. Así, campeaban -en medio de prolijos y enjundiosos comentarios dedicados a las específicas disposiciones insertas en las leyes civiles y comerciales-,  la confusión metodológica desencadenada por una tripartición del objeto de la materia, la desorganización de la parte general originada por la exposición inconexa de sus temas y hasta, en oportunidades, preñada de confusión en el significado y alcance de los mismos y, también, una gravitante dificultad para absorber las materias de Derecho público que utilizaban la metodología del Derecho Internacional Privado para solucionar tópicos propios de su problemática. 

Las enseñanzas de Werner Goldschmidt en tierra argentina, principiadas en el año 1948, significaron poner a disposición de los juristas argentinos, una elaboración doctrinaria adecuada a la especial índole de nuestra materia y al profundo cambio que el impacto tecnológico introducía aceleradamente en la vida del Derecho. A partir de allí se fueron eslabonando contribuciones básicas tales como:
a) El sistema normológico, que hace de la norma general de Derecho Internacional Privado –asentada en la precisión de la lógica- el punto de partida de la sistemática de esta rama del mundo jurídico;

b) La teoría del uso jurídico, que otorga fundamento a la aplicación del Derecho extranjero con total respeto positivo a su modo de ser y particularismo;

c) La inserción del Derecho extranjero como hecho notorio en la faz probatoria de la relación jurídica dotada de elementos extraños al foro;

d) La doctrina del fraude a la expectativa, como modo de tutelar la ley del Estado frente a maniobras enderezadas a una futura violación de sus reglas;

e) La precisa determinación de los distintos aspectos que comprende el reconocimiento de una sentencia extranjera;

f) Una filosofía que dotó a la aplicación del Derecho extranjero de una base ideológica radicalmente antichauvinista y universalista que abrió paso a la inserción estructurada de la colaboración internacional en todas sus modalidades.

De ahí que -como tuve oportunidad de recordarlo en un trabajo (édito en "La Ley", diario del 17-II-1975), para la doctrina extranjera existen dos épocas claramente distinguibles en el Derecho patrio: la anterior a la llegada de Goldschmidt y la que se abre en el país con sus enseñanzas e investigaciones.

Tales invalorables aportes, que se proyectan sobre la tarea de varias generaciones de estudiosos tanto en Argentina como en el mundo, fueron complementado por un no menos fructuoso paso del maestro en el área de la jusfilosofía, donde formuló doctrinas y metodologías apropiadas para dar nuevo impulso a la ciencia jusinternacional privatista. En este hontanar del pensamiento jurídico, Goldschmidt, henchido de sentido y ética cristianas, estructuró acabadamente la primera teoría acerca de la justicia, con contenidos precisos para el análisis de situaciones y relaciones de la vida real. Su libro "La Ciencia de la Justicia (Dikelogía)" resume todo el saber en torno al más importante de los valores que guían la vida terrena así como los repartos de bienes y de males que le son consustanciales. Magnífico corolario de esas indagaciones fue la creación de la "Teoría trialista del mundo jurídico", donde por vez primera se analizan, equilibrada y armoniosamente, las tres dimensiones del Derecho, esto es: hecho (experiencia o realidad), norma (regla o precepto jurídico) y valor (la justicia así como los demás elementos que integran el plexo axiológico), echando por tierra los unilateralismos que deforman la percepción jurídica y crean malsano relativismo, a la vez que fomentan el descreimiento en la justicia (positivismo normativo, sociologismo, etc.).

Lo inmediato anterior, no obstante su magnitud, constituye sólo una muestra de lo que fue la egregia personalidad de Goldschmidt dedicada  siempre, con desinterés y vocación ilimitadas,  a impartir su inmenso saber humanístico -lo hizo en doce universidades argentinas y también en sedes docentes extranjeras como también en la Academia Internacional de Derecho de La Haya- y a resguardar el bien común a través de su insobornable sentido de justicia, a través de una proficua labor doctrinal que sobrepasó el millar de artículos y una docena de libros en múltiples ediciones.

No cabe duda, entonces, que la obra de Goldschmidt es el punto de partida indispensable para la enseñanza del Derecho Internacional Privado en esta Casa  y siempre, un hito insoslayable para integrar la impostergable codificación del Derecho Internacional Privado Argentino.


Prof. HORACIO DANIEL PIOMBO



  • Goldschmidt
    Goldschmidt “La tolerancia es la admisión efectiva de diferentes doctrinas con respecto al mismo tema o de diversas conductas en análogas situaciones..."

    Leer más
  • Von Savigny
    Von Savigny “La historia literaria del derecho romano en la edad media magistralmente expuesta en su obra: Geschichte des römischen Rechts im Mitelalter, Heidelberg, 1834-51"

    Leer más
  • Carlos Maria Vico
    Carlos Maria Vico